Saturday, June 23, 2007

Fin de curso ¿fin de blog?

Pues ya está. Se acabó. Sin darme cuenta se ha vuelto a ir un año más, como arenilla que se escurre entre los dedos.
Los alumnos aprendemos que los años no terminan con las doce uvas, sino que acaban con la última bombilla verde del curso. Un nuevo año comienza con los exámenes de rigor, pesados y dolorosos como un parto, acompañados no de las doce campanadas, sino de una marcha fúnebre.
Y yo que creía que la universidad eran las novatadas, las juergas y las animadoras en bikini.

Terminada la asignatura de tecnología de la información no soy capaz de decidir si ha sido la más inútil o la más útil de cuantas hemos tenido este año. Sí ha sido, probablemente, la más productiva y apasionante.
Lamentablemente me ha servido para plantearme que esto, después de todo, no es lo mío. El periodismo, digo.
No me cuadra que en toda la carrera la única asignatura capaz de despertar mi interés sea una que no tiene nada que ver con el periodismo académico y tradicional que se imparte en las aulas.
¿En serio me interesa este mundillo? ¿O quizá es sólo una prueba de que la caduca carrera de periodismo necesita un cambio? ¿O simplemente después de 20 años estudiando estoy hasta las santas narices?

Escribo esto como excusa para desconectar durante cinco minutos de los exámenes de la próxima semana. Exámenes que, sobre todo el de economía (¡¡!!) me llenan de pavor y desazón.
¿Cómo es posible que en una asignatura más cercana a la "informática" que al "verdadero periodismo" (???) sea la única de toda la carrera donde se nos ha permitido cultivar nuestro estilo narrativo personal? ¿Por qué hemos tenido más texto creativo en un temario sobre tecnología que en asignaturas como "producción periodística"? ¿Y por qué demonios los seminarios de libre confuguración son TAN CUTRES?

Muchas gracias a José Manuel Noguera por su lucha quijotesca contra los molinos de viento. Profesores así quizá consigan el cambio.
Lo único que lamento es que, para entonces, yo ya estaré licenciado y pudriéndome en la sección de política de un periódico regional. Envidio a las futuras generaciones de estudiantes. Me los imagino con cascos de realidad virtual pitorreándose de cuando los periódicos se leían en papel higiénico.

Mientras tanto, aquí estoy, mirando cómo la alargada sombra de la Economía me va tapando el sol, en lugar de estar meditando sobre los inminentes cambios en la prensa española, sobre mi propio futuro o sobre el próximo capítulo de Héroes.
Hay que tragar, aunque como dijo Galileo: "Y sin embargo, se mueve".

Sobre el blog... Pues no sé qué hacer con él, la verdad. Puede que lo borre, puede que lo deje criar malvas o puede que lo reconvierta en una olla gitana de reflexiones, noticias y fotomontajes vengativos de profesores.
Las tres opciones se me antojan igual de válidas en este momento de congoja. Ya decidiré, según los ánimos que me deje el expediente académico.

1 comment:

Pilar said...

El periodismo es apasionante, es mi profesión.
No te desanimes ni en los estudios ni en esto del blog jeje.
un saludo.